La cuarta revolución industrial sacude el mercado laboral

Por Jordi Farrús

aDSC_0005La cuarta revolución industrial vendrá marcada por la convergencia de diversas tecnologías y el uso de robots, como símbolo más visible de esta gran transformación

Está modificando el mercado laboral, las profesiones y la forma de trabajar. Impulsa nuevas ocupaciones pero también modifica o elimina el

contenido de otras. Observamos un cambio: hoy ya no es necesario invertir tiempo en tareas mecánicas, como la búsqueda de datos o información, y debemos invertirlo en el análisis de estos datos, la reflexión, conocer su impacto. Por consiguiente, la parte reflexiva (de análisis) se impone a la operativa.

Las empresas buscan gente bien formada, profesionales acreditados. El problema es que en España, cerca del 60% de la población activa no tiene una acreditación reconocida de formación profesional.

En algunas profesiones, en las que las tareas las pueden realizar máquinas, los trabajadores  necesitan reinventarse, mientras que en otras las personas son insustituibles.

En general, no debemos dejar en manos de los robots aquellos trabajos que tienen que ver con la relación humana, que implican interacción.

Los robots realizarán las tareas rutinarias o peligrosas y podrán liberar a las personas para que éstas lleven a cabo trabajos más creativos y que mejoren su calidad de vida. Además, permitirán incrementar la productividad, reducir los costes laborales y ocupar puestos de trabajo indeseables.

Para los pesimistas, las máquinas destruirán  empleo y la sociedad será más desigual. Para los optimistas, los efectos no tienen por qué ser distintos a los experimentados desde la primera revolución industrial: habrá nuevos trabajos, mayor productividad y salarios, y mayor ocio para todos. A comienzos del siglo XX el 40% de empleo en USA y el 64% en España estaba en la agricultura. El progreso permitió que la mayor parte de esos trabajadores se incorporara a tareas más productivas y con mayores salarios.

La brecha entre el mundo académico y la realidad del mercado laboral lleva a que las empresas tengan que hacer grandes esfuerzos para adecuar los perfiles profesionales a necesidades muy concretas.

Las políticas de empleo, la educación y todas las medidas que garanticen la igualdad de oportunidades y la inclusión social serán cruciales para proteger a las personas y no a los puestos de trabajo que queden obsoletos. La sociedad y sus instituciones deben modernizarse a medida que progresa la tecnologia, para que los nuevos avances permitan seguir mejorando el bienestar social y y crear oportunidades para todos en el futuro.

Un 47% de los españoles cree que su trabajo dejará de existir en los próximos 20 años por el avance de la tecnología. La inteligencia emocional y la creatividad, entendida como la capacidad de resolver tareas de otro modo, es totalmente compatible con los entornos más innovadores y que se vuelve una competencia totalmente humana.

Las ventas de robots para uso industrial aumentaron un 18% el año pasado hasta alcanzar cifras récord. China es el país que más máquinas inteligentes está comprando.

Ejércitos de robots proliferan en fábricas y almacenes de todo el mundo, a medida que la automatización va transformando rápidamente un creciente número de industrias. Este fenómeno no es exclusivo de los paises desarrollados, sino también de economias emergentes

En realidad, si el coste marginal por hora de un robot industrial es menor que el de un empleado humano y el robot puede hacer el trabajo, tiene sentido desde el punto de vista de la rentabilidad automatitzar el proceso

Es evidente que los robots han llegado para quedarse. Según expertos de la industria, la revolución de la automatización parte del deseo de mejorar la eficiencia y la rapidez de los procesos industriales. Los componentes son cada vez más pequeños y complejos, y los robots pueden gestionar las complejidades del proceso de fabricación de formas que no son posibles en el caso de los humanos, además de mejorar la calidad de los artículos.

El mayor usuario sigue siendo la industria del automóvil, que emplea robots desde los años 80 para tareas de soldadura y pintura. Pero el principal impulsor de crecimiento es el sector de la electrónica y la electricidad . Esto se debe en parte a la creciente demanda de baterias, chips y pantallas. Pero los robots también están entrando en otras áreas como los almacenes de logística, las fábricas de plástico y productos químicos y la industria de la alimentación y la bebida.

En total el año pasado se vendierom 300.000 unidades en todo el mundo. Tres cuartas partes tenían como destino China, Corea del Sur, Japón, USA y Alemania. Tres de cada 10 fueron a parar a China. La que fuera el mayor taller manual del mundo se ha convertido en el principal comprador de robots desde 2013.

No obstante, pese al crecimiento del mercado y el entusiasmo de los inversores, los expertos no prevén que las máquinas tomen los lugares de trabajo, ya que los robots siguen mostrando muchas limitaciones en lo que se refiere a la destreza, la capacidad de juicio y la improvisación.

Subirse al tren de la digitalización no es una opción, sinó algo obligatorio.

 

Anuncis

Escriu un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s